83-93

83. DICCIONARIO DE NOMBRES DE LA SAGRADA ESCRITURA Y DE LA TEOLOGÍA. Un volumen en 4.° en pergamino, de 242 páginas. Es de últimos del siglo XII o de principios del XIII. No consta el autor. Aunque el contenido de este Códice está en forma de diccionario, no hay como en los otros Códices que hemos reseñado, letras iniciales que indiquen el orden alfabético; de modo que se ha de conocer por las mismas iniciales del texto, aunque están bien marcadas y todas son de color. 

Algunas hojas del principio y del fin se hallan muy deterioradas por la acción del tiempo, y apenas son legibles. Lo demás del Códice está bien conservado.

84. RITUAL DE VARIAS BENDICIONES, Y DE LOS SACRAMENTOS, ETC. Un volumen en folio, en pergamino, de 151 páginas. Según parece, este libro debía estar reservado para ciertos actos muy solemnes, pues se distingue por la magnificencia con que se halla escrito, en caracteres muy grandes, estando además adornadas las letras del principio de cada párrafo u oración.
Después de las fórmulaso preces para bendecir el agua los domingos y demás días que convenga, está la bendición de la pila bautismal, y la administración del Sacramento del Bautismo, del Matrimonio y de la Extrema-Unción; siendo muy de notar, que en aquel tiempo el bautismo aún se administraba en esta iglesia por inmersión.
Al final está el oficio de difuntos, y el Consueta o explicación de todo lo que debía practicarse en las exequias de los Sres. Capitulares.

85. LA REGLA DE SAN AGUSTÍN. Un volumen en folio en pergamino, de 472 páginas. Es del siglo XIV. Como los canónigos de esta catedral vivían antiguamente según la regla de San Agustín, este libro debía tener en aquel tiempo mucha importancia. También contiene la fórmula de la admisión y profesión de los canónigos, y la exposición de dicha Regla, por Lorenzo de San Rufo.
Después de esto se halla el Martirologio que se leía antiguamente en esta catedral, donde se ven muchas adiciones en el margen, que son de fecha posterior.
Por último hay el Necrológio de los Obispos y Canónigosde esta iglesia. Pero aunque se titula así, también están apuntadas las defunciones de algunos sacerdotes y otras personas bienhechoras de esta catedral, expresándose los aniversarios que debían celebrarse por sus almas.
Este repertorio no solamente ofrece mucha curiosidad, sino además es de grande valor histórico.

86. SAN AGUSTÍN Y RICARDO DE SAN VÍCTOR. Un volumen en 4.° mayor prolongado, en pergamino, de 512 páginas. Es del siglo XIII. Este Códice que fue foliado en época más reciente, contiene los siguientes tratados de San Agustín. Sobre la inmortalidad del alma, hasta el folio 5. De la fé, a Pedro Diácono, hasta el folio 17; después sigue la exposición del Símbolo. En el folio 18 comienza el Enchiridion hasta el folio 33. Del libre alvedrio, hasta el 59. Super Génesi ad litteram, los doce libros, hasta el folio 124. De spiritu et littera, hasta el 136. Contra los Pelagianos hasta el 153. De diversas cuestiones, hasta 178. De bono conjugali, hasta el 184. Y de nuptiis et concupiscentia, ad Valerium Cómitem.
Sigue luego el tratado de la Trinidad, de Ricardo de San Víctor, que comprende hasta el folio 229, donde principian los cuatro libros de San Agustín de Doctrina christiana, hasta el fin.
Se conoce que este Códice debió utilizarse hasta tiempo muy moderno, porque además de que la foliación está en números arábigos,contra la costumbre de las foliaciones antiguas que están en números romanos, hay algunas notas al margen de letra cursiva, que no releva (revela) más de un siglo y medio de antigüedad.
Las iniciales de cada uno de los tratados en que se divide este Códice están adornadas con muy buen gusto.
Antes de comenzar el texto hay una hoja escrita con caracteres modernos, dando noticias históricas y críticas sobre dichos libros.

87. SERMONES DEL PAPA INOCENCIO III. Un volumen en 4.° prolongado, en pergamino, de 140 páginas. Es del siglo XIII. Hay un prólogo con una hermosa inicial, que comienza así traduciéndolo del latín: «InocencioObispo, Siervo de los Siervos de Dios. Al amado hijo Amaldo, Abad Cisterciense, salud y Apostólica bendición.
Después del prólogo principian los sermones por las dominicasde Adviento. También hay algunos panegíricos de Santos y sermones de varias materias morales. Los asuntos están señalados con mucha claridad antes de cada sermón con letras encarnadas.
Al principio de este Códice hay dos hojas, que por la letra y por su contenido se comprende que debían ser de algún otro libro.

88. CUESTIONES DE FILOSOFÍA. Un volumen en 4.°, mayor, en pergamino, de 312 páginas. Es del siglo XIV. Este Códice no tiene división de materias, ni siquiera están señaladas las distinciones, como en los otros Códices, con números en el margen o con letras. Únicamente se conoce la separación del asunto, en que la letra inicial del párrafo es más grande y está adornada.
Hay foliación hasta la hoja 120, donde concluyen las cuestiones de Filosofía. Después sigue un diccionario muy extenso de los cuatro libros del Maestro de las Sentencias.
Por lo que se observa en este Códice y en otros, en aquel tiempo era algo frecuente escribir en un mismo libro obras de dos o más autores.

89. TRES CODLIBETOS DE FRAY HORVEO NATEL BRITON. Un volumen en 4,° prolongado, en pergamino, de 138 páginas. Es de principios del siglo XIV. En la parte superior de la primera página hay esta inscripción en castellano y en letra moderna: «Tres Codlibetos del Maestro Horveo, Inglés» Probablemente este último nombre indica la patria del autor. En las notas que hay al fin de cada codlibeto nada consta sobre esto, aunque se consignan algunos datos. Dice así una nota copiada del latín. «Concluye el primer codlibeto de Fray Horveo Natal Briton, de la orden de Frailes predicadores. Doctor en Teología» Deo gratias. En el segundo codlibeto se dice lo mismo. Después del tercero hay una especie (especio en el original) de índice de otra época y de diferente letra. Este Códice no está foliado; pero los codlibetos se señalan con números en la parte superior de cada página. En el margen hay algunas notas muy antiguas.

90. REGLA DE SAN AGUSTÍN. Un volumen en 4.°, mayor, en pergamino, de 282 páginas. Es del siglo XII. Este Códice es parecido al del n° 85, aunque es mucho más antiguo. Además de la Regla de San Agustín, también contiene la exposición de la misma por Lorenzo de San Rufo, y el Martirologio. Al fin de este hay una hoja de un antiguo Calendario; se conoce que las demás hojas fueron cortadas. Sigue después el Necrológio de los Obispos, Canónigos, y otras personas bienhechoras de esta iglesia.
Al principio, o sea en los folios 6 y 7, se halla un documento muy curioso bajo el punto de vista histórico. Es un escrito firmado y signado por el Obispo D. Ponce de Torrella, y por varios Canónigos y Dignidades de esta iglesia, el año 1225, estableciendo cuando vivían todos en comunidad, lo que debía darse en la mesa para comersegún los diversos tiempos del año.
También hay una nota de letra muy antigua, en la parte superior de la página donde comienza el Martirologio, que dice así, traduciéndola del latín: «Libro de Santa María (aludiendo al título de esta catedral) Si alguno lo quitare, sea anatema.»

91. COFRADÍA DE NUESTRA SEÑORA DE LA CINTA. Un cuaderno en papel, escrito en letra cursiva. Es del siglo XVII. No se sabe el motivo de haberse puesto este cuaderno junto con los Códices antiguos. Aunque forma un volumen, regular, sólo hay escritas doce hojas. Se comprende que tenía por objeto anotar todo lo referente a la Cofradía de la Santa Cinta, y a las funciones religiosas con que se honraba la Sagrada Reliquia.
Principia por un resumen de la Bula del Sumo Pontífice Paulo V concediendo varias indulgencias a los Cofrades; luego siguen por orden alfabético diferentes notas relativas a la fiesta de la Santa Cinta, gastos de la misma, etc.

92. CANTORAL PARA LA SEMANA SANTA Y OTRAS FESTIVIDADES. Un volumen en 4° en pergamino, de 194 páginas. Es de últimos del siglo XIII o de principios del XIV. Contiene las Letanías de los Santos, y la Misa para los tres días de las Rogativas que se celebran antes de la Ascensión. Dicha Misa está con notas de canto llano, así como algunos Evangelios y la mayor parte de lo que se canta en las funciones de Semana Santa. También contiene la fórmula antigua de admitir en la iglesia a los penitentes, o sea a los pecadorespúblicos después de haber cumplido la penitenciacanónica que se les había impuesto. Y por último están las oraciones para la consagración de los Santos Óleos en el Jueves Santo.

93. Misal. Un volumen en 4° en pergamino, de 224 páginas. Es del siglo XII. Este Misal es muy parecido a los de los números 10, 11 y 56. Al principio hay dos hojas que debían pertenecer a otro libro. La oración de San Francisco de Asís está añadida en el margen, de letra distinta, posterior a la del Misal.
Según la costumbre de los Misales de aquel tiempo, este también tiene en los dos folios antes del Cánon, dos figuras, una que representa al Salvador, y otra que representa a Cristo. Dichas figuras son una verdadera especialidad en su clase por la rareza de los dibujos.

94-99