130-139

130. EXPOSICIÓN DEL APOCALIPSIS DE SAN JUAN. Un volumen en 4.° mayor, en pergamino, de 550 páginas. Es del siglo XII. No consta el autor. Aunque no es muy suntuoso este Códice, en su clase es de los que se escribieron con más gusto, siendo de admirar lo bien conservado que está no obstante su grande antigüedad. 

Al principio tiene un prólogo. Después sigue la exposición del Apocalipsis, del modo que los autores de épocas más recientes acostumbran expositarlos libros de la Sagrada Escritura; esto es, insertando primeramente uno o más versículos del texto, y poniendo luego la exposición. En este Códice el texto del Apocalipsis está escrito con bellísimas letras encarnadas. En el margen se anotan los libros sagrados a que hacen referencia las citas de la exposición.
Al fin hay una nota que dice haberse puesto la pena de excomunión al que quitare este libro (que es de la iglesia de Santa María), o lo poseyere injustamente por cualquier modo furtivo.
Y concluye con un breve tratado de San Agustín, que se titula de Córpore et Sanguine Christi.

131. RITUAL DE LA IGLESIA DE TORTOSA. Un volumen en 4.° mayor prolongado, en pergamino, de 234 páginas. Es del siglo XV. Por razón del objeto a que estaba destinado este libro, fue escrito en caracteres muy grandes. Además de lo referente al Sacramento del bautismo, y a otros actos parroquiales, contiene la consagración de los santos Óleos, el lavatorio del Jueves Santo, la bendición de las palmas, etc.
También hay otras bendiciones. Entre ellas está la de cordero de Pascua, que solía practicarse en algunas casas; la bendición del báculo o bastónantes de emprender un largo viaje, etc.

132. RICARDO DE SAN VÍCTOR. TRATADO DEL SUEÑO MÍSTICO DEL REY NABUCODONOSOR.
Un volumen en 4.° mayor, en pergamino, de 248 páginas. En el primer folio hay un índice de todos los puntos o materias que comprende este tratado. El folio segundo donde principia el texto tiene una sencilla y bonita orla. Los capítulos se indican en el margen con números romanos, estando las iniciales adornadas con dibujos.
Concluido este tratado sigue otro muy breve exponiendo el sentido de varios nombres. Y al fin está la exposición de las peticiones de la oración dominical.

133. PONTIFICAL. Un volumen en 4.° mayor, en pergamino, de 481 páginas. Es del siglo XIII. Está escrito con caracteres muy grandes, y adornado con profusión de dibujos, orlas y viñetas; lo cual se comprende atendido el servicio que debía prestar este libro, destinado para las funciones pontificales, como ordenaciones, consagraciones, etc.
Pero lo que llama la atención principalmente son las orlas de muchas páginas, así como el gran número de letras iniciales con dibujos; y algunas viñetas donde compite el capricho con el buen gusto, las cuales a pesar de su mucha antigüedad conservan perfectamente los colores y dorados.

134. METAMÓRFOSES DE OVIDIO. Un volumen en 4.° prolongado, en pergamino, de 234 páginas. Es del siglo XII. Este curioso libro se halla completo, y no obstante el mucho uso que se conoce haberse hecho del mismo, se conserva en muy buen estado. Todos los versos de Ovidio están seguidos, sin separación ni división, si se esceptúa alguna inicial grande que se ve en el texto, aunque son muy pocas.
Hay un sinnúmero de notas de letra muy pequeña en el margen y aún entre las líneas. Al final hay una nota que traducida dice; «Concluye el Metamòrfoses de Ovidio». Siguen después cinco o seis versos, y luego una nota sobre el número de versos que contiene este libro.

135. LIBRO DE LA ANTIGUA LITURGIA DE LA CATEDRAL DE TORTOSA. Un volumen en 4.° mayor prolongado, en pergamino, de 286 páginas. Es de últimos del siglo XII o de principios del XIII. Este Códice contiene algunos cantos con notas de música, que antiguamente solían intercalarse en el canto litúrgico de la Misa. Indicaremos algunos, traduciéndolosdel latín, para que se pueda formar idea.
Al cantar los Kyriesse intercalaba lo siguiente:
«Sumo Dios, que todo lo crías. Tú, Cristo, espejo del Padre. Espíritu divino, que procedes de ambos. Ten piedad de nosotros.»
En la Misa de la Virgen, al Gloria, se intercalaba esto.
«Primogénito de la Virgen María, que quitas los pecados del mundo. Ten piedad de nosotros. Tú, que estás a la diestra del Padre, para gloria de María. Pues que Tú sólo eres Santo, que santificas a María. Tú sólo eres Señor, que gobiernas a María. Tú sólo eres Altísimo; que coronas a María.»
Al Agnus Dei se intercalaba lo que sigue:
«Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo. A quien recibió María como rocío, conservando su candor virginal. La planta nos dio una flor en la que está nuestra salvación. Ten piedad de nosotros.»
Hay muchísimos cantos, y todos por el estilo; de ahí que este libro sea curiosísimo. Aunque le faltan algunas hojas al principio y al fin, lo demás está muy bien conservado. Este Códice es el único de esta clase que hay en el archivo, y por ello es más apreciable.
Los cantos están con notas de música escritas con gran claridad. Hay muchas letras adornadas con dibujos de colores, y alguna viñeta del estilo de aquel tiempo.

136. BREVIARIO SEGÚN LA COSTUMBRE DE LA IGLESIA DE TORTOSA. Un volumen en 4.° mayor, en pergamino, de 410 páginas. Es del siglo XIV. El gran número de residentes que había en esta catedral en los tiempos pasados, requiría una buena colección de libros para poder cumplir con el rezo y canto del coro; así es, que aunque se han perdido algunos, todavía quedan muchos Códices relativos a la sagrada liturgia. El que nos ocupa se comprende que es de los que prestaron más servicio en aquel tiempo.
Le faltan algunas hojas al principio y al fin; y como los demás de su clase que hemos reseñado, tiene todas las iniciales de cada párrafo adornadas con dibujos de colores.

137. SUMA O COMPENDIO DEL DICTAMEN DEL MAESTRO TOMÁS DE CÁPUA.
Un volumen en 4.° mayor, en cartulina, de 614 páginas. Es del siglo XV. Este Códice contiene varios informes o dictámenes relativos al modo de funcionar la Curia Romana en aquel tiempo. Al principio hay algunos folios en blanco; antes del texto está el índice. En la segunda página se ve una nota, que traducida dice refiriéndose a este libro: «Es de la iglesia de Santa María de Tortosa».
Después del dictamen del expresado autor, sigue otro de escritor distinto cuyo epígrafe traducido del latín dice: «Principia la suma del dictamen, compuesta por el Maestro Ricardo de Pofis, extractada de los registros de los señores Papas, Urbano, Clemente, y otros Papas». Y al fin dice así: Concluye la suma del Maestro Ricardo de Pofis, según el estilo de la Curia Romana.

138. TRATADO DE GRAMÁTICA LATINA. Un volumen en 4.° mayor, escrito parte en cartulina y parte en pergamino, de 428 páginas. Es del siglo XV. Este Códice contiene un extenso tratado de latinidad. No consta quien es el autor. La materia está bien ordenada, señalándose cada asunto con letras grandes al principio del párrafo o capítulo. También hay iniciales de colores. En el margen se ven algunas notas.
Merece notarse en este libro lo que ya hemos indicado de otros, respecto a estar escritos parte en cartulina y parte en pergamino. En este se observa que a cada seis hojas de cartulina siguen dos de pergamino, ignorándose el motivo de esta distribución tan especial.

139. SAN AGUSTÍN Y OTROS SANTOS PADRES Y AUTORES.
Un volumen en 4.° mayor, en pergamino, de 360 páginas. Es del siglo XIII. Contiene un tratado de San Agustín sobre los Académicos. Y otros breves escritos de San Jerónimo, San Ambrosio, San Hilario, San Isidoro, San Basilio, Casiodóro, Orígenes, Boecio, Séneca y otros.
Al principio hay un índice que expresa los tratados de cada autor, y el folio donde se hallan; y al fin, o sea en el folio 166, comienza un largo índice alfabético que termina así: «Explicunt exceptiones ex libris XXIII trium actorum.
Después sigue un codlibeto de Alejandro de Alejandría, que termina con esta nota que traducimos del latín: «Concluye el codlibeto del Maestro Alejandro de Alejandría, de la orden de Frailes menores, que contiene XXI cuestiones, cuyos títulos están escritos abajo por su orden» Luego se insertan los títulos.
Por último contiene este Códice las cuestiones del Maestro Juan de Escocia, de la orden de Frailes menores, disputadas en París. Tal es el epígrafe que precede a este trabajo.

140-147